Siglo XXI, trabajo temporal

Las personas que inician o han iniciado a lo largo de esta década su andadura laboral deben tener claro que el concepto clásico de trabajo fijo, según el cual las personas entraban a formar parte de la empresa al terminar su formación y permanecían en ella hasta su jubilación, ha muerto.

Las circunstancias económicas actuales implican un cambio de paradigma. Los individuos deben aceptar que durante su vida laboral cambiaran de trabajo, de puesto, de sector, y si es necesario y la oferta así lo requiere, incluso de país. A esta flexibilidad en la tarea y en los conocimientos irán unidos lapsos temporales sin empleo, que el trabajador deberá utilizar para buscar nuevas oportunidades laborales y perfeccionar su formación.

La base de todo esto es la mejora de la empleabilidad personal, es decir: que nuestros conocimientos y capacidades sean los mas adecuados posibles para aspirar a esos puestos que verdaderamente nos interesan y suponen un progreso profesional y personal.

 

TRABAJO TEMPORAL

http://ec.europa.eu/eures/home.jsp?lang=es

Obviamente, que todas las personas que buscan empleo desean que las tareas que conlleve su ocupación les resulten atractivas para poder acudir cada día motivado a su puesto de trabajo, que sea acorde con la formación y potencial que el trabajador tiene y que su contratación sea estable, evitando la tensión psicológica que implica la inseguridad laboral que se da en los contratos temporales.

Lo que esta crisis nos está demostrando, es que la vuelta a unos porcentajes estructurales de desempleo pasa por que las empresas dispongan de crédito para invertir y aumentar sus plantillas, seguido de un aumento en el consumo ligado a la obtención de rentas del trabajo, la flexibilización del mercado de trabajo es motivo de controversia y negociación entre los agentes sociales en estos momentos. Sería bueno, que por el bien del país, se llegase a un acuerdo, que seguramente no satisfaga plenamente a ninguna de las partes, pero al menos contribuya a la mejora de unas cifras de paro inasumibles para una sociedad moderna como la española.

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *